Home » DIARIO, PALABRAS DE JESÚS

PDJ: Sin Mi Espíritu … ¡no hay vida!

14 June 2010 No Comment

(Palabras de Jesús):  “Mi querido hijo, bienaventurado eres, porque no te lo reveló carne ni sangre, mas mi Padre que está en los cielos” (San Mateo 16:17) y aún tengo muchas cosas que deciros” (San Juan 16:12). Antes “no las podíais llevar”, pero ahora “viene aquel Espíritu de verdad, el cual os guiará á toda verdad…” (San Juan 16:13).

Mi “espíritu de sabiduría y de revelación” (Efesios 1:17) ha sido derramado sobre vosotros “alumbrando los ojos de vuestro entendimiento” (Efesios 1:18) “para mostrarte cosas grandes y hermosas, que tu no conoces” (Jeremías 3:33), pues “cosas que ojo no vio, ni oido oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman. Pero Dios nos lo reveló á nosotros por el Espíritu: porque el Espíritu todo lo escudriña, aún lo profundo de Dios” (1ª Corintios 2:9,10).

He intentado hablar con los hombres “una vez, y dos veces, pero los hombres no escuchan. Por sueño de visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho; entonces revelo al oído de los hombres, y les señalo Mi consejo…” (Job 33:15), pero no escuchan Mis palabras como está escrito: Diós les dio  espíritu de remordimiento, ojos con que no vean, y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy” (Romanos 11:8).

Pero ahora “será que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne” (Joel 2:28) y “el que tiene oídos para oir, oiga” (San Marcos 4:9)“; porque “a vosotros es dado saber el misterio del reino de Dios” (San Marcos 4:11). “Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron: y oir lo que oís, y no lo oyeron” (San Mateo 13:17).

Lo que Mi Espíritu os ha revelado a través de Mi Palabra es verdadero. Mi Padre avisó a sus primeras creaciones cuando les dijo: “del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás” (Génesis 2:17). Pero no escucharon y el espíritu del hombre murió, quedándole un cuerpo y un alma que tenían el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón” (Efesios 4:18).

En los orígenes, implanté en el hombre “el alma del hombre, candela del Señor que escudriña lo secreto del vientre” (Proverbios 20:27), para que tuviera comunión conmigo cada día y caminemos a la luz del Señor” (Isaías 2:5). Pero la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23), así que el espíritu del hombre murió y comenzó a caminar en la vanidad de su sentido” (Efesios 4:17).

Un cuerpo y una alma sin espíritu sucumbirán en la oscuridad “porque no hay luz en él” (San Juan 11:10) y “caminará en oscuridad, sin saber a dónde va, porque la oscuridad le ha cegado los ojos” (1ª de San Juan 2:11).

Por eso le dije a Nicodemo: “a menos que un hombre sea nacido de nuevo, no verá el reino de Dios” (San Juan 3:3), porque “lo que es nacido de la carne es carne, y lo que es nacido del espíritu es espíritu” (San Juan 3:6). Y de la misma manera, Yo os digo a vosotros que estáis hoy leyendo estas palabras: “No os asombreis de que os haya dicho: tenéis que nacer de lo alto. El viento sopla donde quiere y oyes su voz, pero no sabes a dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que nace del Espíritu” (San Juan 3:7, 8).

Sin Mi Espíritu no hay vida en ti, porque “es el Espíritu el que da vida. La carne para nada aprovecha. La palabras que Yo os he hablado son espíritu y son vida” (San Juan 6:63).

Hijos Míos “Yo he venido como una luz al mundo, para que quien crea en Mí no habite en tinieblas” (San Juan 12:46), “¿por qué gastar dinero en lo que no es pan y vuestro jornal en lo que no sacia? Hacedme caso y comed cosa buena y disfrutaréis con algo sustancioso.  Aplicad el oído y acudid a Mí, oid y vivirá vuestra alma” (Isaías 55:2,3).

Comments are closed.