Home » DIARIO, PALABRAS DE JESÚS

PDJ: ¡Ven bajo Mis alas!

27 August 2009 No Comment

Mi Palabra es un bálsamo curativo y Mi espíritu tiene poder creador. Puedo crear algo de la nada, si tan solo Me dejas. Todo lo que te pido es que confíes en Mí y creas que puedo hacer algo glorioso de tu vida y darte un ungimiento que tenga un gran alcance. “Porque
no sois vosotros lo que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros” (San Mateo 10:20)

¡Tan solo tienes que abrir el grifo de Mi Espíritu y dejar que fluya al mundo a través de tí!
Claro, cuando te hablo a tí, no solo te hablo a tí, sino a todo el mundo. Pues el corazón del hombre es el mismo en todo lugar, sin importar el color de la piel, ni la lengua que hable, ni la cultura en la que viva. El corazón del hombre, el corazón humano, es el mismo, no importa dónde viva, y sus deseos en vida son los mismos. Cada alma humana que llega al mundo tiene sed de amor y comprensión, de aceptación y empatía sinceras y desea sentirse parte de una familia de corazones que la ame. Hay muchos que están desesperados en el mundo, pues nunca han experimentado el amor de una familia donde se encuentren a salvo y seguros. Me gustaría usarte para reunir a una familia de corazones que se junten y te ayuden a construir un lugar de descanso y refugio de las tormentas que se avecinan.

Me has oído decir que se avecinan tormentas, y, he aquí, Yo te confirmo que los tiempos “irán de mal en peor” (2 Timoteo 3:13) hasta que “el amor de muchos se enfriará por haberse multiplicado la maldad” (Mateo 24:12), inundando el mundo con noticias que sembrarán temor en los corazones de aquellos hijos Míos que no se han fortalecido escuchando Mi voz a diario. Tú acogerás bajo los brazos de esta nueva familia de corazones a los que necesitan “refugio de la tormenta” (Isaías 25:4), para que se sientan a salvo y seguros bajo las alas de Mi amor, bajo “el abrigo del Altísimo” (Salmo 91:1), bajo el cálido amor de una gallina que cuida de sus polluelos.

Queridos Míos, “¡cuántas veces quise juntar a Mis hijos, como la gallina junta a sus polluelos debajo de las alas!” (Mateo 23:37), pero no habéis reconocido la voz de Mi Espíritu que os llama y habéis recogido los frutos de esta negligencia. Ahora es la hora de juntar a Mis hijos y “esconderlos bajo el abrigo de mis alas” (Salmo 17:8), ahora es la hora de llamar a los que tengan oídos para oir a que vengan a la torre de Mis bendiciones y Mi protección de las tormentas que se avecinan (Isaías 4:6).

¡Vengan, hijos Míos! “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente.” (Apocalipsis 22:17) “A todos los sedientos: Venid a las aguas.” (Isaías 55:1) y “todos los que estáis trabajados y cargados, venid y Yo os haré descansar” (Mateo 11:29). ¡Hay comida para el corazón y agua para paliar la sed en los ríos de Mi Palabra viviente! ¡Venid, hay espacio de sobra en la casa de Mi Padre, donde hay muchas moradas, y encontrarás descanso y seguridad bajo las alas de Mi Amor!

Comments are closed.