Home » DIARIO, PALABRAS DE JESÚS

PDJ: ¡La prisa no es Mi manera de actuar!

7 September 2009 No Comment

No tienes que adelantarte a Mí y pensar que, como no te des prisa, no llegarás a donde quieres. La prisa no es Mi manera de actuar. Yo me muevo despacio y rara vez actúo con rapidez. Mira Mi creación: ¿hay algo en ella que se mueva rápido? La mayoría de Mis obras son invisibles al ojo humano y, sin embargo, sus frutos son evidentes y visibles. Mira una planta, una flor o un árbol, ¿los ves emerger de la tierra de repente y florecer frente a tus ojos? No. Sin embargo, los encuentras ahí, en el lugar donde los plantaste, y el fruto es evidente. Mira una puesta de sol, o cualquier otra obra de Mi creación. Todo se mueve despacio, pero los resultados son visibles y puedes beneficiarte de ellos. Lento pero seguro.

Quiero que tú también aprendas a operar de esta manera, sin moverte tan rápido, sin correr, sin olvidarte de tomarte el tiempo para parar a Mis pies. Quiero que aprendas a llevar tu rutina diaria de una manera más metódica, más ordenada, a hacer lo más importante primero y, luego, lo de menor importancia.

¿Cuáles son tus prioridades? Al ser uno de Mis hijos, tu prioridad número uno debe ser seguir el mayor de Mis mandamientos: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento” (San Mateo 22:37).

¿Cómo se hace eso? ¿Cómo me puedes amar con “todo” tu corazón, alma y mente? Dándome total atención. No basta con decir una oracioncita y empezar a hacer otras cosas más “importantes”. Si quieres amarme con “todo” tu corazón, alma y mente, no puedes estar pensado en todo lo que tienes que hacer. Cuando estás ante Mi presencia, debes olvidar todo lo demás y centrarte en Mí, en la voz de Mi Espíritu que te está hablando al corazón y dándote orientación para tu vida. No puedes darme atención a medias y luego decir que Me amas con “todo” tu corazón, alma y mente. Eso no respondería a la realidad y no estarías beneficiándote tanto de tu tiempo conmigo.

Para beneficiarte bien de tu tiempo conmigo, debes prestarme toda tu atención, para que “entres en Mi descanso” (Hebreos 4:11) y te llenes de “la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento y fija tu corazón y mente” (Filipenses 4:7) en Mí. Entonces, una vez que hayas entrado en Mi reposo y cuentes con Mi paz en tu corazón, alma y mente, sabrás que puedes pasar al siguiente mandamiento: “Y el segundo es como el primero, Amarás a tu prójimo como a tí mismo” (San Mateo 22:39).

Y, ¿qué quiere decir eso? Cuando tu copa está llena de Mi amor, puedes trasmitirlo a los demás, comenzando por tus prójimos, aquellos que coloco junto a ti, aquellos a los que te llevo día a día. Debes amarles también prestándoles toda tu atención. Si vas con prisas y pasas por su lado sin prestarles atención, ¿sentirán que los amas, que los quieres de verdad? Por eso te digo que la prisa no es Mi manera de actuar. Si quieres ser un embajador de Mi amor a este mundo, no puedes andar con prisas. Debes pasar tiempo amando a los que llevo por tu camino cada día.

¡Tómate el tiempo! ¡Tómate el tiempo para vivir, para amar! La vida pasa muy rápido si te mueves con tanta prisa. Pero si aflojas la marcha y comienzas a disfrutar de Mí, primero, y luego de la gente que pongo en tu camino, tu prójimo, verás que tu vida cobrará un nuevo sentido maravilloso y te entrarán ganas de comenzar el día y de disfrutar cada momento.

¡Tómate tiempo para vivir! ¡La prisa no es Mi manera de actuar!

Comments are closed.