Home » DIARIO, PALABRAS DE JESÚS

PDJ: ¡“Tengo sed” de tu amor!

20 September 2009 No Comment

Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por Tí, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿cuándo vendré y apareceré delante de Dios? (Salmo 42:1,2).

Así como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, y tu alma tiene sed de Mí amor, Mi corazón tiene sed de tí. ¡Yo también tengo sed de tí! Mientras padecía en la Cruz, Mi corazón clamaba: “¡Tengo sed!” (San Juan 19:28). Y no tenía sed de agua. Como le dije a la samaritana junto al pozo, sabía que todos los que bebieran de ese agua tendrían sed de nuevo (San Juan 4:13), pero Yo tenía sed de amor, de tu amor, del amor de aquellos por los que moría.

¡Estaba muriendo por amor! Esa fue la pasión que me motivó a hacer todo lo que hice cuando estaba en la tierra. Me llevaba Mi amor, el amor del Padre por los perdidos me empujó a dar Mi vida por ti. Y allí, en la Cruz, de la abundancia de Mi corazón, clamó Mi boca: “¡Tengo sed!”. Mi alma tenía sed de tu amor, y nada hay que me llene tanto como verte venir a Mí cada mañana para expresarme tu amor. No es un capricho Mío, sino un anhelo de Mi corazón, ya que sé que sin Mí y sin Mi amor, nunca estarás satisfecho ni feliz en este mundo.

“Solo hay una vida, y pronto pasará, y solo el Amor de Cristo durará”. Es un amor eterno que no te satisface solo al momento, como el agua del pozo o del grifo, que solo calma la sed un rato y luego se tiene sed de nuevo. Mi amor es un amor que durará para siempre en tu corazón y en tu alma, por la eternidad. ¿Qué mayor amor puede haber es este mundo? Puedes buscar por todo el mundo y no lo encontrará en ninguna parte, pues no es de esta tierra, sino del mundo eterno espiritual que durará para siempre aquí, en la tierra, y en el más allá.

¡No malgastes tu tiempo buscando donde no lo encontrarás! ¡Ven! Ven a Mí, y saciaré tu sed. Ven a Mí, y tu corazón quedará satisfecho. Ven a Mí, y encontrarás el agua que anhela tu corazón.

Gracias por saciar Mi sed. Yo también tengo sed de amor, de tu amor, y no se ha dado mayor mandamiento que amarme con todo tu corazón, mente y alma. ¿Por ,qué es ese el mayor y más importante mandamiento? (San Marcos 12:30). Porque Yo soy la fuente del amor. Yo soy amor, y Mi Padre es amor (1ª San Juan 4:8), y Mi espíritu es amor y es el único lugar donde puedes encontrar el verdadero amor (Ágape). Las otras formas de amor (Eros y Filia) solo durarán un poquito, y luego tendrás sed de nuevo. Pero si bebes del amor que sale del corazón de Dios, estarás satisfecho para siempre y, además, serás capaz de derramar lo que te sobre a los demás.

Así pues, no desperdicies más tiempo. Las otras formas de amor nunca te darán felicidad verdadera. Ven a Mí y a Mi amor, el amor que derramaré sobre ti, te dejará satisfecho y durará para siempre. ¡Te amo!.

Comments are closed.